El ayuntamiento activa la tramitación de los expedientes disciplinarios a seis oficiales de la Policía Local por falta grave y muy grave

Viernes, 15 de marzo de 2019
Fuente: 
Gabinete de Prensa

El Ayuntamiento de Lugo activó la apertura de los expedientes disciplinarios a los seis oficiales que asistieron a la reunión mantenida ayer con la Alcaldesa, Lara Méndez, y el director general de Recursos Humanos, para presentar la propuesta de redistribución de los efectivos del cuerpo. Se considera que sus actitudes pueden encajar bajo las faltas que la Ley de Coordinación de Policías Locales de Galicia (Ley 4/2007, de 20 abril, y DOG 3 de mayo de 2007) tipifica cómo "muy graves" o "graves":

- Artículo 79. Faltas muy graves:

  • e) La insubordinación individual o colectiva, respeto a las autoridades o mandos de que dependen.

- Artículo 80. Faltas graves:

  • b) La desobediencia a los mandos superiores jerárquicos o responsables del servicio con motivo de las órdenes o instrucciones legítimas dadas por aquellos, salvo que constituyera infracción manifiesta del ordenamiento jurídico.

Según la misma Ley de Coordinación de Policías Locales, artículo 83, las sanciones que se pueden imponer por la comisión de faltas muy graves son la separación del servicio o la suspensión de funciones desde tres meses y un día hasta un máximo de 6 años, y por faltas graves, la suspensión de funciones desde cinco días a tres meses.

En la propuesta de la apertura de expediente se narra cómo se desarrolló la reunión:

"Después de los saludos, la Alcaldesa de Lugo comenzó a hacer una presentación del objeto de la reunión siendo poco a poco minutos interrumpida de forma reiterada por un oficial. En el momento en el que la Alcaldesa le reprendió la falta de respeto al impedirle hablar, el oficial, se levantó del asiento, se dirigió a la Alcaldesa alzando el tono de voz y acusándola de sólo convocar al personal para mentirle, engañarlo, diciéndole que él no aceptaba ninguna propuesta que no había sido firmada por el Jefe de Policía Local, y que la propuesta que se iba a presentar no lo estaba. La Alcaldesa, en ese momento, conminó al oficial a dejar que la reunión había continuado o que había marchado. El oficial siguió hablando en voz alta cogiendo en seguida su chaqueta y dirigiéndose a la puerta. En el mismo momento, otro oficial dijo en voz alta: "Si él marcha, yo también", levantándose de la mesa, al tiempo que lo hacían los otros cuatro oficiales presentes. Quedándose retrasado uno de los oficiales, el director general se dirigió a él para decirle que aquellas actitudes no se podían consentir, que eran una falta de respeto y mismo insubordinación a la máxima representante del Ayuntamiento".

Firmado el decreto de reorganización

Por otra parte, tal y como ya avanzó ayer, la Alcaldesa firmó esta mañana el decreto de reorganización temporal y de mínimos de los efectivos de la Policía Local para optimizar su funcionamiento y que preste un mejor servicio a la ciudadanía, ante la merma de efectivos de agentes que se produjo a raíz del decreto regulador de jubilación anticipada, a la que se acogieron a día de hoy 26 funcionarios policiales, y a la espera de que se cubran las 45 plazas previstas en las cuatro ofertas de empleo público que sacó adelante el Gobierno en el que va de mandato.

Los cambios, que entrarán en vigor a principios de abril, consisten en la redistribución de los efectivos entre los distintos turnos para equilibrarlas, y que tres funcionarios que están en las unidades de Patrulla Verde y el Gabinete de Tráfico se incorporen a los turnos porque se prioriza que siempre quede cubierto el servicio de Atestados y que exista un número mínimo de patrullas en la calle operativas por razones de seguridad ciudadana y de los propios policías.

La Alcaldesa, jefa de la Policía Local, tiene la capacidad y competencia para la reorganización del servicio y lo hace en base a una propuesta técnica firmada por la dirección general de Recursos Humanos.

Noticias relacionadas